Seguridad del paciente

La seguridad del paciente se define como el conjunto de actuaciones emprendidas por los profesionales y organizaciones sanitarias orientadas a evitar, prevenir o reducir el daño producido al paciente como consecuencia de la atención sanitaria recibida.

Existen estrategias a nivel internacional, nacional y autonómico que impulsan el control y prevención de la seguridad del paciente en los centros sanitarios.

El Hospital San Juan de Dios del Aljarafe (HSJDA) colabora directamente en las iniciativas que desarrolla la Consejería de Salud respecto a Seguridad del Paciente, en línea con la Estrategia para la Seguridad del Paciente del Sistema Sanitario Público de Andalucía y con la Política de Seguridad del Paciente establecida por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

La Unidad Funcional de Medicina,  se preocupa de su seguridad  y dispone de un Plan de Seguridad del Paciente, específico,  que recoge entre otras, las siguientes líneas de trabajo:

  • Riesgo de caídas
  • Prevención de úlceras por presión
  • Prevención de la infección nosocomial y, especialmente, las asociadas al uso de dispositivos venosos
  • Correcta identificacion del paciente y de sus muestras
  • Uso seguro del medicamento
  • Seguridad en los procedimientos terapéuticos y diagnósticos
  • Transferencia de pacientes y continuidad asistencial al alta de planta o de consulta  entre Atención Primaria y nuestro Hospital, o entre hospitales.
  • Atención en la fase final de la vida
  • Participación del paciente en su seguridad.

I) Prevención de caídas

Una caída puede ocasionar complicaciones en un paciente que agraven su situación de partida. Los factores desencadenantes de las caídas pueden estar relacionados con el propio paciente (medicación, problemas de equilibrio y de la marcha, incontinencia, etc.) o factores dependientes del entorno.

¿Qué hacemos desde el hospital?: Durante la hospitalización se realiza una valoración del riesgo de caídas al ingreso y siempre que se produzca un cambio en el estado de salud o funcional del paciente. Además, se realiza una evaluación multifactorial del riesgo de caídas a las personas mayores que requieren atención médica a causa de una caída, o que refieren caídas recurrentes en el último año o presentan alteraciones en el equilibrio y en la marcha. Entre las medidas para evitar el riesgo de caida, están las siguientes:  Cama en posición baja y con el freno puesto, si se utiliza silla de ruedas, verificar que tenga el freno puesto durante las transferencias, tener accesible en todo momento el timbre de llamada, el teléfono, el andador o bastón. Mantener al enfermo incorporado en la cama durante unos minutos antes de levantarlo, evitando así sufrir hipotensión ortostática, evitar deambular cuando el piso esté mojado, utilizar calzado cerrado con suela antideslizante, mantener buena iluminación tanto diurna como nocturna e identificar claramente cuando el paciente se vaya a encontrar solo.

Asegúrese: Comprobar que  se han dispuesto las medidas para la prevención de caídas y que ha recibido, durante la estancia en el centro y al alta, información escrita  o vídeos con recomendaciones claras y alertas sobre las situaciones de riesgo.

II) Prevención de úlceras por presión:

Los pacientes que pasan la mayor parte de su tiempo en cama, pueden llegar a tener úlceras por presión (UPP). La prevención constituye el método más eficiente de afrontar este problema, ya que un 95% de los casos son evitables.

 ¿Qué hacemos desde el hospital?: Se evalúa el riesgo de desarrollar UPP a todos los adultos en el momento del ingreso hospitalario y se realiza un plan de prevención individualizado por escrito que incluye: el resultado de la evaluación del riesgo, el estado de la piel, la necesidad de alivio adicional de la presión en zonas de riesgo, el estado nutricional, la movilidad, la capacidad para reposicionarse, otras patologías que pudieran influir y las preferencias del paciente.  En los pacientes con riesgo de desarrollar UPP, se utilizan colchones de espuma de alta especificación con propiedades de alivio de la presión y se realizan cambios posturales frecuentes.

Asegúrese: Recibir información, en caso de riesgo de padecer UPP, sobre:

  • Las causas de las UPP.
  • Los signos de alarma.
  • Medidas de prevención.
  • Las consecuencias de desarrollar una UPP.
  • Demostración de las técnicas y los equipos utilizados en la prevención.

 III) Evitar contagio de infecciones durante la asistencia:

En nuestro Servicio de Medicina,  se atienden a personas que tienen enfermedades complejas, que tienen una disminución de sus defensas y sobre las que realizamos procedimientos invasivos ( sondaje uretral, acceso venoso periferico o central, pruebas complementarias, etc). Estos condicionantes favorecen la posibilidad de contraer enfermedades infecciosas con mayor facilidad, y esta situación va a agravar su estado de salud. A estas infecciones se les denomina infeccines asociadas a la asistencia sanitaria (IAAS)

¿Qué hacemos desde el hospital?: Para evitar el posible desarrollo de IAAS, se aplican medidas de higiene universales como el lavado de manos, el uso de guantes, las  medidas de asepsia durante los procedimientos invasivos, incluso, en caso necesario, se indica el aislamiento preventivo del paciente.

Asegúrese que tanto los profesionales que le atienden como sus familiares o cuidadores que le acompañen se lavan las manos con agua y jabón o con solución alcohólica antes y después de atenderle. Si está usted en aislamiento, asegúrese de que se cumplan las medidas aconsejadas que figuran en la puerta de su habitacion.

IV) Correcta identificación del paciente y de sus muestras:

Es primordial realizar una correcta identificación del paciente y de las muestras que se le extraen, para evitar errores diagnósticos o de tratamiento.

¿Qué hacemos desde el hospital?: Al paciente hospitalizado y al que acude a Urgencias, se le coloca una pulsera identificativa. Esta permite asegurar la correcta identificaicon del pacientes.

Asegúrese que durante su hospitalización, tiene la pulsera puesta, y que el profesional sanitario que le atiende mira esta pulsera identificativa antes de:

  • administrar un medicamento
  • realizar un procedimiento diagnóstico,
  • realizar una transfusión sanguínea y
  • tomar una muestra de sangre, una biopsia, etc.

V) Uso racional del medicamento.

El uso de medicamentos  pese a todas las ventajas que ofrecen,  puede producir reacciones adversas, errores en la prescripción, en la administración o dificultades para mantener la adherencia al tratamiento al alta.

¿Qué hacemos desde el hospital?:  Tenemos un sistema avanzado de prescripcion electronica de farmacos  tanto en el Hospital (Historia clinica digital: TICARES) como para domicilio ( receta XXI). En el Hospital, el procedimiento llamado «unidosis», permite -desde el servicio de Farmacia Hospitalaria-,  asegurar que los farmacos que se administran al paciente son los que han sido prescritos. Junto a esto en el informe de alta que le entrega su médico, figura de forma detallada, los fármacos que se añaden, se mantienen, se modifican o se suspenden.

Asegúrese  que durante su hospitalización o al alta:

  • cuando le den la medicación oral dentro del plastiquito, figuran los medicamentos que su medico le ha indicado.
  • Al alta, en su informe, figure claramente las medicinas que debe de añadir, las que debe mantener, las que debe modificar y en que forma, y por último las que debe suspender.

VI) Seguridad en los procedimientos terapéuticos y diagnósticos:

Existen procedimientos diagnósticos o terapéuticos como  transfusiones sanguíneas, pruebas radiológicas con contraste, endoscopias, ergometrías, extracción de líquido de abdomen, tórax o espacio subaracnoideo, etc., que pueden producir efectos adversos. El médico o el enfermero le informará de las características del procedimiento y de sus posibles complicaciones, le entregará el documento del consentimiento informado para que lo lea y  -si considera hacerse la prueba-, lo firme.

¿Qué hacemos desde el hospital?: Se informa verbalmente y por escrito sobre la prueba o tratamiento, sus beneficios y riesgos. El profesional sanitario, entrevista al paciente y se asegura de que no existen contraindicaciones  para el procedimiento que se va a aplicar.

Asegúrese  que la prueba que se le va a realizar es la que le ha indicado su médico, de que se le ha entregado y explicado el consentimiento informado y usted lo ha entregado firmado y, además, informe de cualquier circunstancia que considere que pueda ser importante antes de realizarse la prueba como si está embarazada, si tiene alergia a contraste, si ha habido alguna complicación o dificultad previa con la misma prueba, etc.

VII) Continuidad en la asistencia:

A lo largo de su atención sanitaria, se realizan múltiples actuaciones en las que es necesaria la transferencia de información a otros profesionales, tanto dentro del propio hospital (entre distintos servicios y áreas), como fuera del él (hacia Atención Primaria o hacia el Hospital de referencia).

¿Qué hacemos desde el hospital?: Toda la información que puede ser de interés se registra en un Informe de alta que contiene tanto indicaciones médicas como de enfermería. Este informe de alta, es visible inmediatamente en el ordenador de su medico de familia. En el caso de que el paciente o su familiar necesite recursos para el cuidado en domicilio, desde el hospital se iniciará la gestión, para facilitar dar soporte a las necesidades detectadas.

Asegúrese: que, antes de salir del hospital, le hemos entregado un informe de alta, que recoja el diagnostico, el tratamiento  farmacológico tal como hemos dicho previamente, los cuidados que necesita y las recomendaciones para su seguimiento. Léalo con atención y, en caso de dudas, pregunte a su médico y/o enfermero.

VII)  Fase final de la vida:

Un paciente se encuentra en fase final de la vida si tiene una enfermedad avanzada, incurable y progresiva, sin posibilidad de respuesta curativa al tratamiento específico, con un pronóstico de vida limitado y que se puede acompañar de síntomas intensos y cambiantes que requieran una asistencia paliativa específica. Es muy importante que en esta fase, los profesionales, además de cuidar de su confort, sepamos cuáles son sus preferencias respecto a sus deseos de asistencia y futuro de vida.

¿Qué hacemos desde el hospital?: El Hospital y sus profesionales se preocupan muy especialmente por las personas que se encuentran en estas circunstancias. Nuestro objetivo es respetar sus deseos respecto a la intensidad de cuidados y facilitar su confort, para que se sienta digno con nuestra asistencia.

  • Nos aseguramos de que se respetan sus derechos y garantías  en esta fase final de la vida. Fomentamos su autonomía para la toma de decisiones y el respeto a su voluntad, tanto si ha sido manifestada de forma anticipada, verbalmente a su entorno, o formalmente mediante el documento de declaración de voluntad vital anticipada, como si lo hace durante la hospitalización.
  • Facilitamos toda la información que necesite sobre su enfermedad, el pronóstico y el plan asistencial previsto, para que puede decidir la intensidad de cuidados que desea recibir. Si quiere, no será informado de su enfermedad.
  • Respetamos sus decisiones de aceptación o de rechazo de cualquier prueba o tratamiento, a través del consentimiento informado.
  • El equipo de profesionales que le atiende realizara una valiraion integral de su situaicon  ( incluye la valoraiocn clinica, fundcional, psicoafectiva, sociafamiliar y espiritual) actuará de forma consensuada y tras valoración integral del paciente, en relación con las indicaciones de limitación de esfuerzo terapéutico, evitando la obstinación terapéutica.
  • Ofrecemos cuidados paliativos de alta calidad, incluyendo sedación paliativa o sedación en la agonía,  previo consentimiento del paciente o su representante, en una habitación individual, facilitando el acompañamiento y respetando en todo momento la intimidad del paciente y su familia.

Asegúrese:  que sus preferencias sobre las actuaciones sanitarias de las que pueda ser objeto en el futuro, las conozca el personal que lo atiende.

VIII) Participación del paciente en su seguridad, informando sobre riesgos:

Usted puede y debe tomar parte activa en su proceso de atención hospitalaria, especialmente, en aquellos temas que tienen que ver con su seguridad.

¿Qué hacemos desde el hospital?: Le invitamos a participar en su propio cuidado y a velar por su seguridad, informando al personal que le atiende de aquellas circunstancias que considere que deban ser tenidas en cuenta.

Asegúrese que el personal conoce si existe alguna de estas circunstancias:

  1. Alergias a medicamentos
  2. Otras alergias: al látex, a algún alimento, a contrastes, etc.
  3. Medicación que toma habitualmente.
  4. Otras enfermedades que usted padece.
  5. Dificultades de audición, visuales o de movilidad.
  6. Ausencia permanente o temporal de su cuidador habitual.
  7. Realización de las Voluntades Vitales Anticipadas.­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­

Esperamos que estas actuaciones le sean de utilidad.

 

Bechmarking Servicio Medicina-Servicio Urologia Hospital S. Juan de Dios del Aljarafe